HISTORIA ANTIGUO SALÓN KARYMAR EN GUADALUPE (VIDEO)

Karymar Discoteque, La Cuna del Swing.


Me atrevo a afirmar que muchas de las personas con el sólo hecho de ver la imagen de abajo, se llenan de nostalgia y se les vienen a la cabeza, infinidad de inolvidables recuerdos de su época de juventud cuando iban a bailar a karimar. 

El antiguo Salón de baile Karimar (Guadalupe).

salon de baile karimar, karymar la cuna del swing, chinchorro, ligia torijano

Como viste en la foto, en este viejo local de madera su música retumbaba en las paredes y en la pista siempre no cabía un alma. Todas gente "pachuca" pegando brincos y dejandose llevar a ritmo de buenas cumbias con total libertad. 

Como algunos saben, hace unas cúantas décadas era prohibido bailar "suin" en los salones de baile de Costa Rica. Prácticamente, sólo en Karymar se podía bailar así (con libertad y sin miedo a ser echados del salón). 

Este fue el lugar donde ocurrieron inolvidables historias de amor y porqué no, de desamor también, todas a ritmo de swing criollo y bolero costarricense.

En este post contaré un poco su historia, inicio, final y todo lo que impulsó este salón de baile al Swing Costarricense hoy día.

Karymar o Ipanema, como se llamaba anteriormente, era un salón de baile ubicado en Guadalupe, Costa Rica; el cuál existió por más de 20 años donde se bailaba Swing Criollo y Bolero como preferencia.

Uno de sus primeros dueños fueron Carlos y Maricel. Posteriormente fue alquilado por un periodo de 5 años por la bailarina y promotora del Swing Criollo: Ligia Torijano.  

Como en aquellos años (finales de los 90s y principios del 2000), la práctica de esta manera de bailar era muy discriminada, Karymar llegó a convertirse en uno de los pocos salones josefinos en donde podías bailar Swing Criollo y Bolero sin miedo a nada.

A este lugar asistían tanto personas pioneras del ritmo ("La Vieja Guardia"), como jóvenes. Todos queriendo lucirse en la pista de baile ostentando sus habilidades y conocimientos en torno a esta "rara y única" manera de bailar la cumbia.

Las academias de baile más populares de aquel entonces y las que apenas estaban emergiendo, enviaban a sus estudiantes para que ensayaran en Karimar. 

En las academias se les hacía difícil enseñar a bailar este estilo de cumbia callejera. 

Era común ver muchachos de 18, 20 y 23 años asistiendo cada fin de semana en grupos de amigos para adueñarse de la pista. 

El boom musical que atrajo a los muchachos de esa época fue aquella canción del grupo argentino Los Huracanados que decía: “♪♫ Garrote, garrote, garrote chiquito y grandote♪♫… ” allí se empezaron a "enfiebrar".

Karymar tanto en espacio físico, como social y simbólico sirvió como contexto idóneo para la reproducción del baile en la vida cotidiana de los costarricenses, haciéndolo cada vez más y más popular y, por consiguiente, defendió la esencia que caracterizó al swing criollo en sus inicios.

VerDÓNDE BAILAR? LOS 16 MEJORES SALONES DE BAILE EN COSTA RICA. (DISCOTECAS ANTIGUAS Y VIGENTES ACTUALMENTE)

El ex ministro de cultura Guido Sáenz, visitó el lugar en alguna ocasión seducido por esta danza pachuca(chusma) como le llamaba la clase élite costarricense.


Cierre del Salón Karymar en 2008


Tras el cierre de la llamada Cuna del Swing en el 2008, los más fiebres bailarines del swing se dispersaron por salones como La Pista (actualmente Kilates), El Tania, Los Barriles, entre otros, pero no lograron sentirse como en Karymar. 

Karymar fue y será por siempre único!

En el siguiente video documental hecho por mi persona, podrás ver fotos y saber otros detalles interesantes sobre esta antigua discoteque Guadalupana:


Comparte este post con una amig@ que sepas que asistió alguna vez a este salón de baile. Se despide su amigo y amante de bailar swing, Sergio Sarmiento.

Escucha este Mix de Cumbias viejitas (80s y 90s) que ponían en Karymar

VALORAS MI TRABAJO?

Tu aporte es muy importante para este sitio. Si puedes, por favor contribuye a que continúe en operación.↓ Gracias por apoyarme. ;) Your contribution allows this site continue operating.